• Inicio
  • Violencia de género
  • ¿Cómo saber si eres víctima?

¿Cómo saber si eres víctima?

  • Si utiliza tácticas de presión. Intimida, manipula a los hijos e hijas, amenaza con retener el dinero.
  • Si te falta el respeto. Interrumpe, no escucha, no responde, manipula la interpretación de tus palabras, increpa a tus amistades y familia. No respeta tus derechos ni tus opiniones.
  • Si abusa de autoridad y confianza. Invade tu intimidad, no respeta tu correspondencia, lee tu diario, escucha tus conversaciones telefónicas. Interroga a tus hijos e hijas sobre tus actividades, te castiga con el silencio.
  • Si incumple promesas. No respeta los acuerdos, no asume su responsabilidad, no colabora en el cuidado de hijos e hijas ni se compromete en los quehaceres domésticos.
  • Tiranía emocional. No expresa sentimientos, no ofrece apoyo, no respeta tus sentimientos.
  • Control económico. Te niega el derecho a trabajar o se inmiscuye en tu trabajo. Te impide el acceso al dinero.
  • Comportamiento destructivo de la personalidad. Abusa del alcohol o las drogas. Amenaza con el suicidio.
  • Aislamiento. Evita o dificulta que puedas verte con amistades o familiares, controla tu correspondencia y llamadas telefónicas, te dice dónde puedes y dónde no puedes ir.
  • Acoso. Te llama constantemente por teléfono en un afán enfermizo de controlarte. Te sigue.
  • Intimidación. Gestos de enfado y amenazantes. Acercamiento físico intimidatorio, ostentación de fuerza física. Gritos, conducción temeraria de vehículos.
  • Destrucción. Destrucción de posesiones, rotura de objetos contra paredes.
  • Violencia Sexual.  Trato degradante de tu sexo, coacción para mantener relaciones sexuales contra tu voluntad. (La violación puede o no involucrar fuerza física).
  • Violencia Física. Golpear, pinchar, tirar del pelo, abofetear, agarrar, morder, patear, fracturas óseas, magullar, torcer brazos, empujar, intentos de estrangulamiento, provocar abortos, tirar contra las paredes, tirar objetos, utilizar armas, quemar, asesinar.

 

 VIOLENCIA VERBAL 

Comentarios degradantes, insultos, observaciones humillantes sobre la falta de atracción física, la inferioridad o la incompetencia. Grita, insulta, acusa, hacer burla, jura, hace gestos humillantes.

Con el tiempo la humillación continuada destruye la autoestima y afecta seriamente la dignidad. La mujer en situación de violencia de género comienza un proceso de aceptación de la crítica que termina con una comprensión y aprobación de la violencia como “castigo” por sus faltas.

También incluye las amenazas de violencia física y estallidos verbales de violencia. Las amenazas de muerte son denunciadas frecuentemente por las víctimas de la violencia de género. Es un recurso muy utilizado por el maltratador y con frecuencia puesto en práctica.

 

VIOLENCIA EMOCIONAL 

Está encaminada a despojar de autoestima a la víctima.

Incluye:

  • La destrucción de objetos con un especial valor sentimental.
  • Maltrato de animales domésticos.
  • Privación de necesidades básicas (alimento, sueño…)
  • Insistencia en considerar a la víctima loca, estúpida o inútil.
  • Culparla de todo lo que sucede.
  • Ignorar su presencia.
  • Mirarla con desprecio.
  • Manifestar celos y sospechas continuas.
  • Dejarla plantada.
  • Nunca darle explicaciones de nada.
  • Mentirla.
  • Inducirla al suicidio y/o amenazarla con suicidarse él.
  • Tratarla como a una niña pequeña.
  • Elogiarla y humillarla alternativamente.
  • Hacerle regalos y luego quitárselos.
  • Desautorizarla frente  a los hijos e hijas.
  • Exigirle que adivine sus pensamientos, deseos o necesidades.
  • Golpear las puertas.
  • Revisar sus cajones y pertenencias.
  • Abrir la correspondencia personal y escuchar las conversaciones telefónicas.