Pastillas

El éxtasis (MDMA) es una droga elaborada sinteticamente. Combina los efectos estimulantes y alucinógenos. Los efectos se pueden describir en tres etapas:

1ª.- SUBIDA, FLASH O SUBIDÓN.

Los efectos aparecen después de unos 30 minutos, alcanzan su punto máximo al cabo de una hora. La primera sensación es intensa, se da un estado de ligereza física y mental similar a un escalofrío prolongado (de donde proviene el nombre de esta droga), desaparece el cansancio y el consumidor puede sentir sensaciones de euforia. Estas sensaciones desaparecen al cabo de 30- 60 minutos para volver esporádicamente, cada vez con menos intensidad. La subida puede acompañarse de efectos no deseados como palpitaciones, temblores, mareo, nauseas y rigidez muscular (rigidez en la mandíbula). Si a la vez aparecen sensaciones de ahogo, pérdida de control, escalofríos o sofocones, podemos estar ante una crisis de angustia.  

2ª.- MANTENIMIENTO O MESETA.

Esta fase dura en torno a las 2-3 horas. El efecto más característico es la empatía, es decir, un aumento en la comunicación abierta y la intimidad entre las personas. De pronto se es amigo/ a de todos/ as y se crea una sensación de camaradería, de proximidad con el otro/ a, que propicia la comunicación y las manifestaciones de cariño. Después de 8 horas desaparecen los efectos y se vuelve a las relaciones distantes propias de personas que no se conocen entre sí. Se incrementa el nivel de energía, hay deseos de saltar y bailar toda la noche. También elimina la sensación de cansancio físico y combina momentos de estimulación y relajación. El éxtasis no es un afrodisíaco, aunque sí ensalza el placer de tocar y ser tocado, acentuando la sensualidad, no la sexualidad. Al mismo tiempo aporta una sensación interior de calma, liberación de miedos y tensiones, mayor libertad de movimientos y claridad de pensamiento, así como ligeros cambios en la percepción visual y una mejora del oído y tacto.

3ª.- BAJADA, BAJÓN.

Los efectos van desapareciendo entre las 4 y las 6 horas, y dejan paso a un estado de ánimo bajo. También se pueden dar: perdida de apetito, tensión o rigidez mandibular (rechinar de los dientes), boca seca, sudoración (deshidratación), dificultad para orinar, aumento de la temperatura del cuerpo (fiebre). El día siguiente del consumo la persona se encuentra cansada, fatigada, depresiva.... 

Cuando se consume otra dosis, los efectos suelen prolongarse un par de horas más y pueden mantenerse con dosis sucesivas, que generalmente no afectan a la intensidad de la experiencia, pero sí la alargan, a la vez que incrementan los efectos secundarios.

POSIBLES EFECTOS:

  • Corazón e hígado pueden verse afectados.
  • Pueden darse náuseas, incluso vómitos y digestión difícil.
  • Pueden darse alucinaciones.
  • Golpe de calor.
  • Puede perderse la memoria repentina.
  • Puede aparecer ataques de pánico, depresión y paranoia.
  • El éxtasis priva al cerebro de serotonina, que regula la sensación de felicidad. Un consumo continuo los fines de semana puede afectar al estado de ánimo, sueño y memoria durante dos semanas.